Matriz

Patron de origami WaterBomb Acero inoxidable

Patron de origami WaterBomb Acero oxidado

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxidos de Manganeso, Ilemenite, Hierro y Titanio.

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxidos de Manganeso, Ilemenite, Hierro y Titanio.

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxidos de Manganeso, Ilemenite, Hierro y Titanio.

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxidos de Manganeso, Ilemenite, Hierro y Titanio.

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxidos de Manganeso, Ilemenite, Hierro y Titanio.

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxidos de Manganeso, Ilemenite, Hierro y Titanio.

Vestigios

Cerámica de Alta Temperatura Pasta Coloreada con óxido Titanio.

Invitación

Iliana Scheggia es una escultora consecuente con sus procesos y ha sabido mantener a lo largo de su trayectoria, su línea creativa en torno a la geometría como consecuencia de su interés por indagar en torno al espacio, la estructuración o configuración del universo y los principios que la rigen.

Es por ello que sus producciones integren el arte con las ciencias matemáticas y las físicas. Sus propuestas plantean desde la repetición modular o teselación, estructuras físicas tridimensionales que están referidas al mundo fractal. Vale decir, unidades básicas geométricas que se repiten en diversas escalas y son visibles en muchas estructuras de la naturaleza (cada  unidad es semejante al todo) o en sistemas complejos que aluden a procesos o evoluciones. 

De esta manera, se produce un vínculo con la sucesión de Fibonacci, que es el principio aritmético matemático en que cada término es la suma de las dos anteriores. En ambos casos, hay una alusión a representaciones de movimiento e infinitud como la espiral aurea.  

En la presente muestra “Formas básicas”,  Iliana Scheggia hace suyos estos principios. Sea desde el triángulo o el cuadrado, que proyectados hacia la tridimensionalidad, le permiten generar desplazamientos parciales; tejidos que alteran la visibilidad del espacio expositivo logrados por el sentido de movimiento que cada una de las piezas contienen y los principios contrapuestos que ellas generan: vacío-lleno, frío-cálido, rudeza-fragilidad, luz-sombra, mesura-infinitud.  

La exposición es un desafío para el espectador al sentirse inmerso en situaciones de tensión entre un cuerpo móvil que se desplaza en el espacio, como en el primer ambiente, desde una arista de la pared, un segundo cuerpo  pequeño en situación de desarrollo y un tercero, al lado opuesto, una especie de plano similar a una hoja de origami que expone sus dobleces y constituye el punto desde donde se origina todo.  O en su cuarta propuesta,  donde los  módulos piramidales elaborados en cerámica de alta temperatura plantean estas mismas tensiones, bajo un discurso minimalista.

Scheggia logra establecer  conexiones con la tradición y la historia del arte, bajo un lenguaje geométrico que explora lo visual y lo sensitivo, así como consolidar un diálogo complementario entre el pasado, insinuado desde la cerámica como enlace con el origen y  la naturaleza y la cultura ancestral,  con el  presente marcado por la industrialización y la tecnología. 

 

Juan Peralta Berrios

Historiador de arte

Setiembre de 2018

© 2015  by Iliana Scheggia.